domingo, 22 de septiembre de 2013

¿El kirchnerismo giró a la derecha? Debate con el "Chipi" Castillo en Twitter

No todos los debates en Twitter se pierden en chicanas. A veces se dan intercambios interesantes. La seguridad es un tema complejo, y seguramente hay muchos argumentos que quedan en el camino, dadas las restricciones que impone Twitter en su inmediatez. Pero sirve como disparador de un debate necesario. Desde la izquierda debemos ser capaces de dar una respuesta democrática a la demanda de la sociedad de tener más seguridad.
Sabemos que la inseguridad es una consecuencia de la existencia de los delitos que, a su vez, son consecuencia de la desigualdad, que a su vez es una consecuencia natural del capitalismo. Una vez que acordamos en esto, ¿qué hacemos? Mientras exista el capitalismo existirán los delitos, porque persistirán las desigualdades. Pero los que adherimos a estos principios tenemos que cuestionarnos cómo encararla, ya que estamos perdiendo la batalla contra las respuestas mágicas que propone la demagogia punitiva.

Tratando de adaptarlo a lo que sería una conversación (los que usan Twitter sabrán que no siempre hay un ida y vuelta inmediato) reproduzco el debate que tuve por ese medio con el dirigente Christian Castillo, del Frente de Izquierda. La discusión gira alrededor del supuesto "giro a la derecha" del gobierno.


El debate en Twitter:

@chipicastillo (Christian Castillo): Hay kir
chneristas que se rasgan las vestiduras por la baja de la edad de imputabilidad como si Insaurralde no fuera el candidato del FPV.

@todo_para_todos (Leandro Hanc): Justamente, para eso estamos adentro. Mirando desde afuera no cambia nada.

@chipicastillo: Se nota, lograron que se abra el canje con los fondos buitre y que nombren a "meta bala a los pibes" Granados en Seguridad.

@todo_para_todos: ¿Entonces no debemos rasgarnos las vestiduras? ¿Debemos callarnos? Si nos calláramos, nos pegarían igual ustedes.

Unos minutos más tarde...

@chipicastillo: A ver cuándo se viene la nueva Carta Abierta diciendo que "el de la seguridad es un problema muy complejo", para justificar a Insaurralde.

@todo_para_todos: ¿Ves? ¿En qué quedamo'?

@chipicastillo: En que se acabó el argumento de apoyar al gobierno como mal menor "contra la derecha". El gobierno aplica políticas de la derecha.

@todo_para_todos: No estoy de acuerdo. No veo qué cambió. ¿Se bajo la imputabilidad? No me enteré.

@chipicastillo: ¿No te enteraste que "metamos bala a los pibes" Granados es el nuevo Ministro de Seguridad del oficialismo en PBA?

@todo_para_todos: A Granados lo puso Scioli.

@chipicastillo: ¿Y Scioli no es parte hoy del oficialismo, y hace campaña con y por Insaurralde?

@todo_para_todos: Volvemos al principio. De eso se trata el peronismo.

@chipicastillo: ¿De estar con fachos en un mismo movimiento? Por eso no va más y la superación es por izquierda.

@todo_para_todos: ¿Cuántas escuelas hizo el trotskismo con esa "superación"?
La superación viene con los hijos de los obreros yendo a universidades públicas. Eso se hace con keynesianismo. Eso se hace con gobiernos intervencionistas. Ustedes piensan que mientras peor, mejor. Así nunca habrá "superación".

@chipicastillo: Escuelas también hicieron los milicos. El argumento de "para hacer cosas hay que aliarse a los fachos" es patético. Pero ahora ustedes no hacen eso sino meterle bala a los pibes en los barrios de la mano de Granados y la Bonaerense. Por unos votos, levantan la política de la mano dura, y eso se paga en nuevas víctimas del gatillo fácil.

@todo_para_todos: No es patético. ¿De dónde vienen los votantes de la izquierda si no es de la Universidad?

@chipicastillo: Algunos de ahí, pero la mayoría de las fábricas y lugares de trabajo.

@todo_para_todos: 
Contate otro. Los obreros son los que piden mano dura. Son obreros los que votan a Massa. Y son los que le echan la culpa a los inmigrantes por la inseguridad. 
Me alegro que haya una minoría obrera de izquierda. Pero es una minoría insignificante. Falta mucho más kirchnerismo.


@chipicastillo: Eso es sobretodo la ideología de la clase media baja, aunque a algunos les entre ese discurso.

@todo_para_todos: Ahí me perdiste. ¿El obrero de la fábrica es más que el que hace changas? No sé a qué te referís.


@chipicastillo: No, pero las clases no se definen por ingresos, salvo para la teoría funcionalista.

@todo_para_todos: No sé. Creo que idealizás al obrero de la fábrica. Hace años que esa metafísica fue dejada de lado. La revolución para nosotros viene de una alianza de todas las clases subalternas. No del que usa casquito nomás...

@chipicastillo: Para nosotros también. Pero no con fachos con los que ustedes "construyen".

@todo_para_todos: Mientras más apoyo tenga CFK, menos margen tendrán los fachos.


@chipicastillo: Falso. CFK es la que le da manija a los fachos. ¿O se opuso a la designación de Granados? ¿O no apoya a Insfrán? Ustedes impulsan la mano dura desde el Estado, no hagan como que gobierna otro.


@todo_para_todos: Insfrán es un aliado. Y a Granados lo puso Scioli, para evitar que CFK le ponga a Berni. Y esto no lo dicen soló "los K", lo dice Asís (nota: ver el video de Asís más abajo). 
Ustedes tienen que reflexionar un poco más. El avance de los fachos no es culpa de CFK. Algo pasa que el pueblo pide mano dura. Ustedes creen que hay un "ascenso de la izquierda", y lo que hay es un ascenso de la derecha.

@chipicastillo: Hay una polarización, crecen políticos de derecha en un un polo y de la izquierda en otro.

@todo_para_todos:  No estoy de acuerdo. Hay una idea (equivocada) de que la derecha puede dar más bienestar y seguridad. 
Son demasiado optimistas ustedes. Está bien, hicieron una gran elección. Pero hay un hartazgo con el supuesto "garantismo" de CFK.

@chipicastillo: ¿Y por eso ustedes se pasan a la "mano dura"?

@todo_para_todos: No, pero no culpamos a CFK por ello. Entendemos por qué los fachos se envalentonan.

@chipicastillo: Pero si los fachos son parte del gobierno...
Paren de lavarse las manos con las políticas que aplican.


@todo_para_todos: Como te dije antes, no se bajó la edad de imputabilidad. Y por si las moscas, nos "rasgamos las vestiduras".
En ese sentido hacés mucho más desde adentro. Obviamente, en esto no nos vamos a poner de acuerdo. 



¿Interna en la ex-Side? 


Ésta es la nota a Jorge Asís referenciada en uno de mis tuits. Allí describe la interna que habría dentro de la ex SIDE, y cómo juegan Cristina (Berni) y Scioli (Granados) en este berenjenal. Esta puja interna con un sector de la inteligencia es la que explica también el ascenso de Milani, que sería un tipo de confianza para CFK, en el marco de esta "guerra por los Servicios".


sábado, 7 de septiembre de 2013

El rival también juega

Cuando en fútbol un equipo pierde un partido clave, la prensa y los hinchas suelen putear al entrenador por los errores percibidos. Se sabe, todos los argentinos somos DT. Que deberíamos haber defendido con cuatro, que los cambios no llegaron a tiempo, que se tendrían que haber puesto más delanteros. Pero los técnicos, por algo lo son. Tienen una filosofía, una táctica preferida y se juegan con ella. A veces, el cambio es necesario, pero otras veces no. Quizás lo que pasó en un partido determinado es que falló la ejecución del planteo o, en otros casos, lo que hay, es mérito del rival. Sin ver esto último, muchas veces se hacen cambios que terminan empeorando las cosas, y se entra en una racha perdedora. No se tiene en cuenta que el rival también juega. Que aquel puede hacer un planteo que te puede contrarrestar, cortar tus circuitos de creación de juego, que puede anular tu armador o explotar tus puntos débiles.

Algo así parece estarle pasando al kirchnerismo en relación al massismo. Como dijimos en un post anterior, la caída del oficialismo en relación con aquel 55% del 2011 fue consecuencia de dos cosas principalmente: primero, que se trataba de una elección de medio término (en la cultura política argentina en esta instancia hay menos voto útil, y mucho voto de "equilibrio" entre oficialismo-oposición) y segundo, que hubieron errores propios en el gobierno, no tanto errores de comunicación. Pero hay que sumar algo. Hay que darle crédito a Massa, que evidentemente ha sabido explotar las demandas populares y golpear al kirchnerismo con ellas (inseguridad, inflación, impuestos injustos, etc.). Además, tiene un carisma que, evidentemente, Insaurralde no puede empardar.

Pareciera que el rival no cuenta y nos estamos mirando demasiado el ombligo, que todo lo bueno pasa por mérito propio y todo lo malo por defectos nuestros. No es así. A veces haces las cosas más o menos bien, e igual te va mal. Es bueno (y necesario) corregir errores, hacer sintonía fina. Se estuvieron atacando varias demandas, como levantar el tope para el impuesto a las ganancias. Se dieron pasos en dirección a la recuperación de los trenes. 
Veníamos bien, hasta que Insaurralde anuncia que tiene un proyecto para bajar la edad de imputabilidad. Un error no forzado. De materializarse sería grave, porque se pondría en jaque la propia identidad del kirchnerismo, debilitando y desmoralizando la tropa propia. Por ahora no parece ser más que una innecesaria tribuneada.
Una cosa es poseer la cualidad del pragmatismo, otra cosa es cuando el pragmatismo es sustantivo, cuando sos el pragmatismo mismo y nada más. Bajar la edad de imputabilidad sería cruzar una raya en la que el kirchnerismo diluiría su identidad. Se transformaría en un mero objeto, totalmente maleable a las demandas de las encuestas de opinión, como lo es el massismo. Habrá que darle un buen chaschás al candidato por esta extralimitación.

Esto parecer ser una consecuencia de que en el kirchnerismo no se ha lidiado del todo bien con la derrota. Muchos han comprado el tipo de discurso que en el anterior post encarnaba Roberto Caballero. Ahora deben estar contentos. Aquel pedía menos ideología y más "seducción" al electorado. Aquí estamos queriendo seducir, pero se nota a la legua que estamos chamuyando, que pelamos una billetera abultada, pero llena de cupones para Burger King y tarjetas de Sacoa. Nosotros no somos eso. Y quedamos expuestos.
La mejor seducción es la comparación de modelos y los cambios que ya se mencionaron, porque van en la dirección de ajustes o profundización de aquel, y no se contradicen con la identidad política, sino que la refuerzan (como el caso de gravar renta financiera para así financiar lo que dejás de percibir en Ganancias). El discurso electoralista reza que el argumento ganador siempre es el correcto. Si esto fuera así, nomás sería cosa de que, por ejemplo, Altamira encuentre el tono necesario para tocar el corazón del obrero argentino y ahí sí se venga la revolución. No se trata de convencer simplemente, como quien te vende algo en el tren o el subte, se trata de presentar al electorado un proyecto político que éste puede tomar o dejar. Lo peor de los electoralistas es que su motivación es conseguir el poder por el poder mismo. Las convicciones, si existen, se dejan en la puerta del despacho del asesor de imagen. ¿De qué sirve ganar si lo hacés tomando una agenda que no es la tuya? Nunca nadie juega a perder,  pero si perdés, que sea con tus botas puestas, no las de tu rival.

Otra cosa que se observa es un inconveniente pase de facturas: se dice que la culpa la tuvieron los barones del conurbano, o que la culpa la tuvo La Cámpora, según en qué ala del movimiento se esté. Nos rasgamos las vestiduras, nos auto-flagelamos demasiado. No es momento para la guerra interna, porque nos devoran los de afuera. 
En resumen, no estamos siendo buenos perdedores. En la democracia se gana y se pierde. Sigamos con la nuestra, es lo mejor que podemos hacer.

Hay que desangelar a Massita, el monje zen
Y no perdamos de vista que tenemos enfrente a un candidato que es una especie de Capriles argentino. Viene con ese discurso de "mantener lo bueno y cambiar lo malo" que le ha rendido. Tiene carisma, posee algo que conquista. Además ha sabido pegarnos donde nos duele, en nuestros puntos flacos. Tras buscarlo infructuosamente en Macri, Scioli y Cobos, finalmente el establishment encontró un buen candidato. Y hay que resolver este escollo. Massa combina sonrisa de ganador con un halo de paz interior, tiene una actitud zen que vende. Un Claudio María Dominguez de la política. No sólo hay que seguir denunciando que el massismo busca re-editar el menemismo, también es necesario desangelar a Massa. ¿Cómo? Poniendo en evidencia que lo que quiere hacer es "poner palos en la rueda", generar problemas de gobernabilidad. Que se vea que detrás de esa sonrisa hay un tipo que puede responder así. Que lo que busca es reeditar el Grupo A, como se dice por aquíTras la elección legislativa del 2009 la oposición dilapidó una oportunidad al armar un bloque cuya única razón de ser era molestar al gobierno, hacerle la vida imposible, agredirlo. En democracia, el que agrede pierde. Y en 2011 la oposición fue castigada por adoptar esa postura. Quizás enfrentarse a la Corporación Judicial con el 55% fue leído como un avance de un gobierno fuerte sobre jueces casi indefensos. Ahora el escenario es otro. Nadie puede creer que el gobierno hoy es el débil. Es que el kirchnerismo se encuentra en una posición endeble, la oposición mediática ha salido fortalecida y el massismo está agrandado.  El kirchnerismo vuelve a ser claramente más débil que las corporaciones a los ojos de cualquiera. Como en otros momentos, no está bien visto ser kirchnerista. Para nada. En este contexto, dejar ver esa debilidad puede ser una fortaleza, puede ser un motivo que genere identificación con Cristina y malestar con la oposición.
Y no será para nada un montaje. La realidad es que, como dice CFK, ellos vienen por todo. El establishment hará todo lo que esté a su alcance para desestabilizar al gobierno, y Massa es su candidato. Cuando comience la ofensiva, habrá que dejarlos en evidencia.

domingo, 25 de agosto de 2013

J.W. Cooke: el peronismo olvidado (documental) y el pejotismo liberal

Hoy que nos quieren convencer de que peronismo es igual a pejotismo, más que nunca es necesario recordar al compañero John William Cooke, héroe de la resistencia peronista y gran opositor a la burocratización del peronismo.
No hay que dejar que los auspiciantes de la interpretación conservadora y burócratica del movimiento se hagan los tontos y nos digan que el "peronismo es el partido de poder". Es decir, el peronismo no tiene doctrinas, no tiene banderas, sólo se adapta para conservar el poder.
Ese es su peronismo, engendrado por la "generación intermedia", que le llaman, tan piadosamente. Es obra y gracia de una generación noventista, putrefacta, sin ideales, sin el sentimiento que debe tener todo peronista: la indignación que debe producir ver al otro comiendo de la basura.
Como se dijo en esta excelente columna que hizo crujir la blogósfera, el peronismo también fueron los héroes de la resistencia y los desaparecidos.

Othacehé, pejotista fascistoide e intendente de Merlo.
A veces mejor reír que llorar.
El peronismo de ellos es francamente depreciable. ¿Quién puede defender la codicia irrefrenable, el aprovechamiento del débil, la violencia? ¿Qué mérito tiene el que con violencia impone sus ideas? ¿Por qué se vanaglorian y festejan esas "victorias"?
Dicen estos que el pueblo no quiere oir de ideologías. Es cierto que gran parte del pueblo no tiene interés en la política, pero también es cierto que muchos aún tienen el temor que le inyectó una dictadura asesina. Y le genera dudas abrirse a la política, porque es sucia y peligrosa. Gracias a ustedes, también, que fueron el menemismo. La militancia juvenil, sea kirchnerista o no, hace bastante para pelear contra esa idea dominante. Pero lucha a manos limpias. Larguen el aparato, la mafia,
las patotas y vayamos a discutir con el pueblo mano a mano, si tan genios y guapos son. Vamos a ver si el pueblo quiere su peronismo o el nuestro.

Ante estas acusaciones el pejotismo sólo puede contestar con chicanas como acudir a rótulos vacíos hechos pasar por insultos, como "progre", "progresista". O puede acusarnos de hacer moralina. No es moralina, eso sería poner la otra mejilla, por ejemplo. Esto es moral, y todos tenemos una. Es una dimensión de algo más amplio, que sería la ideología. Sí, otra vez esa palabra que tanto asco les da a estos pejotistas, hoy entusiasmados con el massismo.
De ideología y peronismo se ve mucho en este excelente documental sobre el mayor ejemplo de conducta que nos dio este país.  Disculpe que lo contradiga, General, pero el "mejor de los nuestros" no fue el Che, el más grande fue y será el Bebe, John William Cooke. 






No creo que suceda, pero si los burócratas y oligarcas de corazón ganan con sus confusionismos (en otras palabras, si ganan Massa o Scioli, que son lo mismo) y alguna vez nos toca ser oposición a ellos u a otro gobierno que juzguemos, no comparta la búsqueda de la justicia social, nos encontraremos en lados opuestos. Ellos, mirando cómodamente por televisión y riendo socarronamente desde sus sillones, nosotros tirando piedras. No le tenemos miedo a la resistencia.
Ellos creen que seremos pocos, porque no entienden que esta democracia ya lleva 30 años sin ser interrumpida, y eso no es gratis. Por algo siempre que se generaba una determinada cantidad de conciencia libertaria que llegase a angustiar al poder, se cortaban las experiencias democráticas y se instalaban las dictaduras, que nos hacían retroceder (a los palazos) al casillero inicial. No somos pocos. Mucho hizo la democracia, y mucho está haciendo el kirchnerismo por los pibes que hoy van al colegio con asignación y notebook. Van con un país que apostó por ellos y se han criado en una inmensa libertad. Hoy no hay Videlas en el horizonte, así que, si creen que la van a tener fácil, se equivocan. Como dicen por ahí, si no nos dejan soñar, no los dejaremos dormir.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...