martes, 31 de mayo de 2011

El duro corazón de los cultos y la teoría de la simulación

No seas infeliz, dejate llevar, por el caos.
(Babasónicos, Fiesta Popular)

El "Duro corazón de los cultos", como lo llamó Arturo Jauretche, es muy difícil de seducir.
Mucho se ha escrito y hablado de los Sarlo, los Caparrós, etcétera. De personas que parecen no poder reconocer nada positivo del proceso comenzado en el 2003. Creo que la causa de esta necedad, es la ligazón emocional-identataria que se forma en nuestra psiquis, a un papel que se juega, que impide el pensamiento crítico. Este papel es el del peronismo o el del anti-peronismo. Los anteriores intelectuales nombrados, se identifican con el anti-peronismo y tienen una especie de predisposición negativa a lo que pueda venir de este movimiento. Muchos toman una de estas dos identidades y las llevan adelante sin matices, generando una adhesión instantánea a apoyar u oponerse sin chequear las bases fácticas.
En estos días Beatriz Sarlo estuvo invitada en 678, presentando su libro "Kirchner 2003-2010: La audacia y el cálculo".
Observemos la disposición de Sarlo. Esta identidad anti-peronista (o más bien, a lo largo de su vida, históricamente anti-popular) que juega, se traduce en la coyuntura actual en un anti-kirchnerismo.
La tesis es conocida: los Kirchner hacen el bien para hacer mucho mal. La imagen que construye es de un Nestor Kirchner como un tipo 100% maquiavélico, codicioso, falso y manipulador.
No casualmente creo, aparece en estos días un video interesante para refutar esta teoría, un documento histórico de 1983 donde, todavía en Dictadura, el fallecido ex-presdidente se refiere la necesidad de llevar a juicio a los dictadores. Recordemos que para Sarlo, a Kirchner nunca le interesaron los Derechos Humanos hasta que llegó a la Rosada.


Ahora, ¿Ustedes creen que este video va a convencer a quienes juegan el triste papel que juega Sarlo? Malas noticias: para el duro corazón de los cultos esto no alcanza. Porque para esta clase de intelectuales, nada es suficiente. No se juegan, por miedo a la desilución, por miedo a perder prestigio y la autonomía.
¡Qué se le va a hacer! Este video también debe formar parte de algun "interés espurio". Algo inventarán, negarán su importancia.

Dejemos a Sarlo por un momento, porque esta idea la comparte todo un sector de la izquierda. Miles de personas piensan de esta forma.
Lo que les impide mover aunque sea un centímetro de su posición es que simplemente no pueden observar la complejidad de las personas. Para ellos todo está corrupto, todo es tranza, rosca y ambición.

Resumidamente: la política de Derechos Humanos, la Ley de medios, el Matrimonio igualitario, la Asignación Universal, todo eso no es más que un guiño a los progres para acaparar poder y riquezas. Eso dicen.
Pero, ¿por qué esta obsesión de pensar en blanco y negro?
¿No se puede ser "frío y calculador" y, al mismo tiempo, tener algun que otro ideal?
No podemos conocer a las personas, no podemos entrar en sus cabezas. Pero supongamos que Néstor Kirchner efectivamente haya sido un tipo al que le gustaba mucho la guita (como su patrimonio al fallecer indicaba) y que la hizo cagando a mucha gente (como si existieran muchas otras formas de hacer mucha guita, ¿no?). Supongamos que haya hecho cosas que nos asquearía saber. Pregunto: ¿no podría un ser así tener también ideas interesantes, de justicia social por ejemplo, como la tuvo la generación a la cual perteneció?
Me parece que se simplifica (sí, si, señores cultos, antes que lo objeten, también sucede del lado del kirchnerismo pero al revés) algo tan complejo como un ser humano y su psiquis, el sistema de valores que puede tener (siempre emergente, cambiante), la ideología, la cultura, las determinaciones biológicas, las experiencias. ¡Hay tanto que nos hace lo que somos!... ¿y queremos reducir a otro ser humano a una simplona encarnación del mal? No parece justo ni adecuado, señores cultos. Cultos y claro, siempre honestos, honestistas, siempre impolutos en la comodidad del dedo acusador intelectual.
Aquello que más nos marca son nuestras experiencias. Los Kirchner vivieron otros tiempos. Estuvieron en Ezeiza cuando volvió Perón. Cristina y Néstor la tuvieron clara: siempre con la política, nunca con los fierros. ¡Qué distinta sería la historia si los mejores no hubiesen tomado las armas para despues ser muertos! Muchos les achacan que no fueron montoneros, que no tomaron las armas. Cuando justamente, ese fue el gran acierto: no tomaron las armas y llegaron al gobierno. Así que pueden tener muchas de esas ideas, y sin embargo, también les puede gustar la vida lujosa, comprarse ropa cara, estar en contra de la legalización del aborto y otras cosas que pueden disgustarnos. La gente es contradictoria, compleja. Háganse la idea de una vez y por todas. Dejen de ver en blanco y negro, el mundo será distinto. Existen los grises.


Y hoy en día este gris que es Cris, es lo mejor que podemos tener por lo que argumentaré después de señalar la mayor falla de este sentido común, a través de otro ejercicio de relfexión que les propongo. Imaginemos que Cristina Kirchner sea el diablo disfrazado de cordero (pasa el tiempo, se suman las medidas de izquierda y nunca sale el diablo...cada día es más cordero) y todo esto es una simulación cuya única motivación es la de saciar su inmensa sed de poder. La verdad no creo que sea el caso, pero imaginemos que sea así. En ese caso, tampoco sería demasiado importante mientras nos haga caso a nostros, mientras nos quiera contentar a nosostros y no a la derecha. A fin y al cabo lo que importan son los hechos, si una persona hace algo bien eso es lo que queda, lo que se materializa. Y se han materializado los Derechos Humanos, por ejemplo. ¿Es lo central si lo hacen para ponerme contento o lo hacen porque comparten la idea? Si el político al fin y al cabo está para cumplir los deseos de sus representados. ¿Qué tiene de malo que se tomen ideas de otras fuerzas como se hizo con la Asignación Universal?

Antes de este proceso, los politicos hacían lo que quería la gente de derecha y/o no le daban bola al pueblo. Ahora que nos escuchan, nos quejamos porque "algo raro debe haber...".
Me hace acordar a ese chiste que salió en Página/12 de Altamira gritando "¡Cárcel ya a Pedraza!" Uno le sopla "¡Eh!, pero ya está procesado". Entonces Altamira contesta enojado: "¡Ah!,¡Nos roban las consignas!".

Consideren esto: no se trata tanto de creer o no cual acto de fé. Se trata de ver la realidad en toda su complejidad, en escuchar a la gente en la calle, de ver la relación de fuerzas, de ver el nivel de desinformación que existe, la falta de educación, la ideología conservadora (a veces fascista) que existe a lo largo y ancho del país y pensar: ¿es tan malo este gobierno? y si es malo, ¿podríamos tener algo mejor? ¿Qué tanto?
Ahi esta la discusión. Éste es el enfoque. Para la actual masa crítica que existe en la sociedad, para el nivel de educación y cohesión social, ¿realmente se puede tener algo mucho mejor?

La cuestión pasa por:

A) La representatividad:
El gobierno actual es el fiel reflejo de lo que quiere la gente en su mayoría (un capitalismo no tan salvaje), pero su ideal, tambien está más a la izquierda que lo que quiere la gente. No mucho, pero si los suficiente para  apoyar su candidatura. Es perfecta para este momento. Si se profundiza el modelo y  la sociedad acompaña y se corre más a la izquierda, si quiere avanzar más que el neo-keynesianismo que se propone, entonces ya no servirá Cristina y vendrá Sabbatella o vendrá su Altamira muchachos, o quien sea que encarne el sentimiento de la mayoría. Hoy es Cristina, nos guste o no.

B) La relación de fuerzas:
¿Se puede enfrentar a las petroleras cuando ya enfrentás a Clarín? ¿Se puede enfrentar a Barrick Gold cuando te enfrentás a la Iglesia y la Oligarquía?
La izquierda boba denuncia y se especializa en pedir lo ideal. Pero eso es fácil, eso es lo obvio. Todos queremos lo mismo, tenemos el mismo ideal de libertad e igualdad. En realidad, de lo que se trata en una democracia es de pensar qué se puede hacer y qué no. Respetar la voluntad de las mayorías (lo que le cuesta a la izquierda iluminada).
Como dice José Pablo Feinmann: en politica, si hay que dar dos pasos hay que dar dos pasos. Es igual de reaccionario dar uno que dar tres.
El gobierno actual, con la 125 casi da tres pasos, casi cae. Y todo porque quiso tocar el 3% de la renta de la oligarquía. ¿Se dan cuenta qué poco margen de maniobra tiene el gobierno?

Sinceramente, creo que estamos cerca de tener el mejor gobierno de los posibles en términos relativos (obviamente en términos absolutos no le llega a los talones a la utopía que queremos construir) a la representatividad y la relación de fuerzas. Hoy en día existen dos opciones: el capitalismo salvaje (Macri, Alfonsín) o el capitalismo humanizado que se está desplegando en la actualidad. Entonces, ya es hora que la izquierda que históricamente viene meando fuera del tarro se vaya avispando o van a llegar muy tarde y se la van a perder.
Ablanden el corazón y déjense llevar por el caos de la contradicción y la complejidad.

domingo, 22 de mayo de 2011

¿Por qué el odio al "Fútbol para todos"?


No hay nada más clase media que hablar de "Pan y circo". Cuando se habla del "Fútbol para Todos" este latiguillo del sentido común del argentino "medio pelo" aparece necesariamente. ¿Por qué molesta tanto esta medida? Éstas y otras preguntas se responden a continuación.

Es interesante la oposición que ha tenido esta medida. Aún cuando algunos de los que se quejan aprovechan y ven los partidos gratis (otros se quejan porque directamente no les gusta el fútbol).
.
Veamos, ¿qué se argumenta? Se dice que se gasta mucho, que se pierde mucho dinero. Bien, es cierto, da pérdidas. Pero se trata de un gasto justificado.
En primer lugar porque creo que no estamos aquí para nada en particular. Pero estamos. Y ya que estamos en esta tierra bien hacemos en experimentar la emoción. Ya que estamos en este viaje sin sentido, disfrutemos de las experiencias. ¡Y qué expriencia puede ser el fútbol!
Lo vemos fácil en las caras de aquellos que lloran de felicidad cuando el equipo que siguen a todas partes gana un campeonato. Este deporte hace feliz a mucha gente, es lo que les hace ponerse en contacto con sentimientos como la tristeza y la alegría.
Siendo claros: el fútbol mueve la emoción, la emotividad de las personas. Hace feliz a gente, mucha de ella proveniente de los sectores más marginados de la sociedad, que tanto lo necesitan. .
El fútbol por lo menos les enciende el alma, dice bien, la canción de Ariel Minimal.
Al fin al cabo, esto es lo que vale, y no las cuentas bancarias, la competencia entre los compañeros de trabajo por el maldito ascenso, comprar el auto más caro para demostrar tener más estatus que el vecino, etcétera. Gastar en el fútbol permite que la gente se conecte con esa humanidad, esa emoción anesteciada durante el resto de la semana.

Por último, se trata de un gasto estratégico en lo electoral por parte del gobierno.
No se puede gobernar inocentemente. Si querés mantenerte en el poder para poder profundizar el camino que llevás, tenés que hacer estas cosas. Claro que no es una prioridad el futbol. Claro que hay muchas otras cosas donde se debe gastar antes. Pero para gastar en esas cosas tan necesarias (como la soberanía alimentaria), también hay que gastar en otras menos relevantes.

Y si de gastos superfluos se trata el asunto, ¿por qué, por ejemplo, no le cortamos el chorro a la Iglesia y dejamos de mantenerla separando de una buena vez Iglesia y Estado?

Es una falacia que, porque se gaste en el fútbol, no se gasta en otras cosas más necesarias. Hay suficiente riqueza en el país, muchos otros lugares de donde sacar para que nadie se muera de hambre y que también haya fútbol gratis.

Me parece que lo que saca de quisio a esta clase media viene otro lado. Es evidente: el "Fútbol para todos" gana votos de las clases bajas.
No hay frase más clase media que soltar un "pan y circo" a estas medidas "populistas". Se enojan claro, porque para estas capas medias el "pan" es poco (porque ya lo tienen asegurado) y quieren todo el circo para ellos. Quieren ser la clase alta, la que vive de las rentas (o la oligarca, que vive de la abundancia fácil que provee la tierra, como dice Jose Pablo Feinmann), la que se puede dar el lujo de vivir en el ocio. Y si ellos no pueden divertirse como lo hacen los ricos, entonces, mucho menos los "negros". Si yo no puedo, "ellos" menos. Esto está en el subconciente del argentino medio pelo de clase media. Hay algo muy gorila en odiar Futbol para todos.

Desde aquí celebramos que exista el "Fútbol para todos" y ponemos nuestro granito de arena para que, ojalá más temprano que tarde, sea Todo para Todos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...