viernes, 26 de agosto de 2011

¿Qué es hacerle el juego a la derecha?



Para Binner no fue suficiente aliarse a Magnetto, sino que ahora es el candidato favorito de La Nación.

Desde columnas de opinión aquí piden a Alfonsín y Duhalde. Todos detrás de Binner es la consigna.
Y aquí tenemos la tragi-cómica columna de Luis Majul en la cual también nos insta a votar a Binner. Ya el título es sugestivo: "Si Binner fuera presidente". Es muy obvio, Luis.
Sin embargo, lo hace con un extraño argumento. Aparentemente Binner es re-kirchnerista (dice que va a mantener todos los grandes lineamientos del gobierno) pero, a diferencia de CKF, éste sí es honesto, éste sí es republicano, tiene buenas formas, etc. Y es el "kirchnerismo pero sin corrupción".
Forma parte de la estrategia de los hegemónicos de no denostar al gobierno tras su 50% y encolumnarse detrás del único candidato que no tenga tanto rechzaco como Duhalde y Alfonsín, que no sea visto como un candidato que represente al pasado. Por eso ahora Binner es el caballito de batalla. Basta con leer este párrafo para ver la burda campaña de Majul:

"Binner está lleno de buenas intenciones. Durante su gestión como intendente de Rosario y gobernador de Santa Fe no se conocieron grandes escándalos de corrupción como los que se registran en el gobierno nacional.
Médico especializado en anestesiología y medicina del trabajo, tiene 68 años, cuatro hijos y seis nietos, y no parece el tipo de dirigente que tenga como proyecto enriquecerse de manera personal mientras trabaja, al mismo tiempo, para perpetuarse en el poder".



Y una perlita, según Luisito, "La comparación con el ex presidente Fernando de la Rúa, algo que pretenden instalar algunos blogueros K para evitar que Binner le quite algunos votos a la candidata Cristina Fernández de Kirchner." La foto que ilustra este post justifica las dudas que genera Binner.

Ahora, pensemos lo paradojal de esta situación. Binner se nos muestra como un tipo re-kirchnerista pero que no tranza. Pero, la misma sobre-exposición en todos los medios hegemónicos desmiente esa misma premisa. Ya tranzó con Clarín y ahora tranza con La Nación. Y ya hablamos de las agachadas anteriores: sacarse fotos con Moyano, garcarlo a Pino en el armado de listas, entre otras, a las que nos referimos en éste post.
Además, lo que se plantea es bastante ridículo. ¿Por qué se molesta tanto Binner en hacer una campaña e invertir tanto dinero si es tan kirchnerista? Binner está entre la espada y la pared. No puede atacar demasiado al oficialismo por su alta popularidad y por sus amplias coincidencias con el mismo. Pero tampoco puede mostarse muy a favor porque pierde el voto anti-kirchnerista.

Ojo, está bien que Binner haga estas cosas, está haciendo política. El problema es que su discurso, como el de Carrió, nace a partir de la idea de ser un tipo puro, honesto, intachable. Y cada vez se embarra más.

Ya queda claro que las diferencias entre el FPV y el FAP son cosméticas. Ambas son fuerzas de centro-izquierda. Y las diferencias son meramente discursivas, interpelan a distintos electorados. Uno al peronista y otro al anti-peronista. Aquí viene el humilde pedido de este blog.
Compañeros kirchneristas y binneristas: no podemos dividir los espacios de centro-izquierda. La derecha actúa de forma inteligente: van detrás del candidato con mejor billetera y con el que mida mas en las encuestas. Nosotros nos vivimos peleando y separando por detalles ideológicos.
Todos le "hacemos el juego a la derecha" si somos sectarios, tanto kirchneristas como binneristas. Así que seamos buenos peronistas y llamemos una vez más a la unión. Muchos en el FAP son anti-peronistas sin remedio, pero otros no. No es imposible, Jorge Rivas formaba parte de ese espacio y logró vencer esos condicionamientos. En sus palabras: "Muchos socialistas, justo es reconocerlo, hicimos un aprendizaje durante el gobierno de Néstor Kirchner. Aprendimos a despojarnos de algunos prejuicios, y de la intolerancia respecto de los militantes que pertenecían a tradiciones ideológicas diferentes de la nuestra, pero que tenían intereses comunes con nosotros." Tender puentes hacia la unidad sería un golpe durísimo para la derecha. Obviamente,  el oficialismo es el que absorbe a la oposición y el obstáculo es que Binner no parece un tipo con la grandeza de Rivas, parece que tiene una real vocación de construir poder personal. Pareciera que Hermes es el más peronista de los gorilas...
Hoy en día, hasta el troskismo parece tener más vocación frentista que la centro izquierda...
Puede que sea en vano, pero hay que intentarlo. CFK viene hablando de la unión bastante y tiene razón porque hay que derrotar al neo-liberalismo de una vez por todas y para eso, no debemos seguir seguir dividiendo a las fuerzas de centro-izquierda. Para eso hay que dejar de lado sectarismos, prejuicios y egos personales.

martes, 16 de agosto de 2011

Pequeñas conclusiones tras las primarias

La realidad asombra cada día con su complejidad. Esto obliga a re-pensarla y ajustar nuestras opiniones y estrategias.
Hay cosas que parecen difíciles de explicar de forma esquemática y mecánica. Por ejemplo, que el kirchnerismo ahora gane en las PASO por tanto margen, cuando venía perdiendo varias elecciones en las provincias parece, a priori, contradictorio. Veamos. Conclusiones:


-El voto cruzado que tanto nos hace partir la cabeza a quienes pensamos el mundo a partir de la ideología política y económica, no es contradicción en la cabeza de las mayorías. Estas no relacionan a Macri con el neo-liberalismo (palabra que les hace ruido), ni siquiera con el pasado menemista a un nivel intuitivo. Relacionan a Macri con la idea de "joven exitoso", de "buen administrador", y de "nueva política", sobretodo. Para un grupo informado de la sociedad Macri no tiene nada de nuevo. Pero no lo es así para un sector despolitizado, que está más preocupado por ganarse el pan que andar preocupandose por opinar sobre el hashtag del momento en Twitter. Quizás, la lógica kirchernismo versus anti-kirchnerismo sólo funcione en la clase media que sí está politizada. Quizás sea un micro-clima.
La primer conclusión es que la imagen particular del candidato pesa mucho
. Así se explica porqué Filmus no penetró en el que también vota a Cristina, el famoso voto cruzado (aunque puede que no haya sido tan numeroso como se creía). Filmus no es un tipo que tenga carisma ni el encanto de Cristina (ayudada por el famoso "efecto luto"). Aunque no nos guste, la gente no quiere a un "barbudo setentista". Queda claro porqué Cristina se apoya tanto en Boudou. Puede ser quien suceda a Cristina, quien puede tener el carisma o charm necesiaro para captar los votos que un Abal Medina (aunque nos duela) no podría. Es quien puede contrarrestar en imagen a Macri, quien puede hacerle frente en esto de ser un "joven exitoso". Desde lo semiótico, Boudou, un ex-estudiante del CEMA hoy keynesiano, carilindo que toca la guitarra, es una carta muy fuerte para enfrentar a quien se erige como EL candidato de la derecha para el 2015, que es Macri. El cliente de Durán Barba es una construcción marketinera, con mucha imagen y muy poca substancia. De todas formas deberá continuar peronizándose y seguir construyendo nacionalmente para ser una alternativa sólida. Hoy la oposición no la tiene.
-Marx no era ningun boludo. Lo que sigue determinando nuestras conciencias es la economía. El bolsillo es lo que más fuertemente influencia la decisión electoral. El "campo" la votó a Cristina tapándose la nariz, simplemente porque la están juntando con pala. Mucha clase media que la destesta también la votó. Aquellos que llenan los shoppings. A este fenómeno, acertadamente Hernán Brienza lo llamó el voto "cajita feliz". Que el gobierno quiera seguir fortaleciendo el mercado interno no sólo es una buena estrategia económica sino que, casi tautológicamente, se hace también una buena estrategia electoral.
-Binner es la nueva estrella fugaz de la centro-izquierda anti-peronista. Pino ya fue. Háganle un partido homenaje y retírenlo.
-Scioli sigue siendo el actor político más enigmático. Si no se consigue instalar a Boudou como sucesor, estamos en problemas, porque tendríamos que apoyarnos en el motonauta, poniendo en serio riesgo el proceso democratizante y reparador comenzado en el 2003.
El festejo de ayer fue lastimoso.  El Coro Kennedy y toda su retórica en general fue totalmente macrista. Ya la campaña religiosa había sido una provocación. Por ahora, se queda en lo simbólico, pero quizás el enemigo más poderoso lo tengamos entre nosotros.

En resumen: el grueso de la población no vota ideológicamente, sino a partir de, primero la economía, y luego la imagen de cada candidato.

lunes, 15 de agosto de 2011

Binner se cayó de la montaña de la moral



El discurso de Binner se construye a partir de las idea de honestidad, de respeto republicano, moralidad, etcétera. Un discurso institucionalista que no parece socialista, sino liberal-burgués. Desde el PS se argumenta estar de acuerdo con muchas de las medidas del gobierno pero "no con sus formas". Critican los modales y no el modelo, las formas y no el contenido.
El gran caballito de batalla del mal llamado "socialista" Binner, como dijimos en otro post, ha sido su supuesta trayectoria intachable, su supuesta blancura total en cuanto actos de corrupción.
Bien, en unas pocas semanas, todo el discurso de Binner se cayó.
Repasemos.


Primer acto: Binner y su negociado con el grupo Clarín.
Segundo acto: Binner se junta con Moyano para la foto.
Tercer acto: Binner echa funcionarios por simpatizar con el Kirchnerismo.

La obra podría llamarse, "El fin de los buenos modales".

Sin embargo, atención. Esto no habla mal de Binner necesariamente. Habla mal de binnerismo que antes lo defendía por honestismo, pero que ahora sale a justificar estas movidas como obra de un estadista, de un tipo pragmático con cintura política. La tenemos a Beatriz Sarlo que aplaude entuasiasta al cero-carisma santafecino, que dice que se trata de un tipo que "toma riesgos". Recordemos también como Binner rosqueó en el armado de listas, efectivamente, con mucha más cintura que Pino, que quedó solito.
Está actuando como un peronista. Está siendo pragmático. Es verdad. Pero ¿Y la moral?  ¿Y las buenas formas? ¿Dónde quedaron? El pilar del discurso de Binner, la alta moralidad en la que se erigía se cayó en unas pocas semanas, dejando desconcertados a sus seguidores. Estos, hacen piruetas para justificar sus actos.
El problema es que no se puede llegar al poder ni gobernar inocentemente, no se puede, en la "real politik" ser impoluto y a la vez construir poder. O uno es un honesto impoluto o pragmático. Creo que Binner no es ni chicha ni limonada. Por ahora, se queda a mitad de camino. No es lo suficientemente impoluto para poder dar lecciones de moral y ponerse como una alternativa superadora, ni tampoco es tan pragmático como para llegar y mantenerse en el poder. Veremos si esta hipótesis se confirma con el tiempo. Pero si no lo es, cada vez más se trasnformará en una contradicción andante. Porque mientras más maniobras realice, menos sentido tendrá su discurso honestista.
Si bien, tras las elecciones de ayer se establece como un candidato opositor sólido, no le da el cuero todavía para mostrarse como una alternativa real.  La gente no va a cambiar un gobierno percibido como de izquierda por otro percibido del mismo modo. La gente usa un paradigma blanco-negro. Cuando se caiga el oficialismo, será porque se caiga económicamente. Y ahí no vendrá otra izquierda, no vendrá Binner, sino Macri o algún otro candidato de la derecha.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...