sábado, 5 de mayo de 2012

Eficiencia estatal, la nueva batalla cultural

De cara a las definiciones sobre cómo iba a ser diseñada la conducción y administración de YPF, la derecha argentina, o lo que es lo mismo, la prensa dominante, instaló una falsa dicotomía: política o técnica.

Como sucede últimamente, Carlos Pagni, la usina del pensamiento conservador, lanzó la estrategia en su columna en La Nación el jueves 3 de mayo: "Avanza el plan para que YPF no se parezca a Aerolíneas". Allí afirma (sin citar fuentes) que Cristina Fernández intentaría "corregir" lo que hizo mal con Aerolíneas, o sea, poner militantes de La Cámpora. Pagni quería anticiparse a los hechos y argumentar que esta vez Cristina sería "racional", poniendo al frente de YPF a un técnico, que sería lo opuesto a los fanáticos "jóvenes K". Efectivamente, ayer se nombró como director al ingeniero en petróleo Miguel Galuccio. El dato era correcto, lo equivocado es su interpretación y eso discutiremos en este post.
La medida de llamar a Galuccio parece ser acertada, lo que llama la atención es que hasta CFK hable de "lo profesional". Tiempo Argentino se hace eco y así lo titula al día siguiente en tapa, por ejemplo. Esto es hacerle el juego a Pagni porque esta palabra confunde. ¿Qué significa algo "profesional"? ¿Significa que es PRO? ¿Lo otro qué sería? ¿Amateur? No se entiende muy bien.

Miguel Galuccio, flamante director de YPF
Por otra parte, hay algo del discurso de la derecha que hay que salir a discutir: la diestra se arroga para sí la eficiencia. Para ellos, ésta sólo existe si no hay "politización" o ideología. En su columna de hoy Pagni vuelve a la carga con esto, diciendo que para que el ingeniero Miguel Galuccio pueda tener éxito debe enfrentarse y desplazar a un "directorio politizado". En conclusión, para la pluma de La Nación "politización" es malo y "eficiencia" bueno.
Okay, vamos por partes. Eficiencia...¿qué es lo eficiente? ¿Eficiente para quién? ¿Para conseguir qué? Ya cuando se habla de eficiencia hay subjetividad, porque se es eficiente para conseguir un objetivo, y los objetivos los ponen las personas y no las matemáticas. Por ejemplo: los campos de concentración eran muy eficientes para exterminar judíos. Es decir, antes de la eficiencia están los objetivos, y los objetivos son la política, la ideología. Por eso algo hace ruido cuando se habla de "politización" como algo negativo. Todo está impregnado de ideología y política, hasta la decisión de no tener nada que ver con "la política", es una política. No existe la administración sin objetivos, sin ideología o política, porque sería como decir que nuestros brazos y piernas se mueven sólos, sin un cerebro que les ordene moverse.
Ayer Cristina Fernández dio uno de los mejores discursos en la memoria reciente, y refutó de forma excepcional este argumento de Pagni diciendo que no cree en los técnicos asépticos, y si los son, es porque alguien les "mantiene la asepcia". En esta, se la clavó al ángulo a Pagni. Lo ha dicho la presidenta ayer y lo había dicho antes Axel Kiccilof, la política de YPF será clara: la empresa estará alineada con los intereses del país y en sintonía con el modelo de crecimiento con inclusión social.
La derecha va a seguir defendiendo el modelo privatista de los noventas, a pesar de su fracaso evidente. Y seguirá insistiendo con estas falsas dicotomías. Pero nosotros debemos refutarlos demostrando que la administración pública y la eficiencia pueden y deben ir de la mano.
Y contraponer la, ¿qué sería, amateur? Aerolíneas Argentinas de Mariano Recalde a la "profesionalizada" YPF es una falsedad.  El quid de la cuestión no es si el director es o no un técnico, sino la política que hay detrás. Si el director no es un técnico, ¿Pagni cree que Recalde, por ejemplo, toma las decisiones por capricho? ¿Acaso cree que no tiene técnicos que lo asesoran? No hay que caer en la trampa. Si el director es un técnico, estará rodeado de políticos (empezando por la presidenta) que lo direccionarán hacia un objetivo y en caso contrario, un director que no es técnico se rodea de ellos para tomar decisiones.
En resumen, la "politización" de la que habla Pagni es en realidad un eufemismo, él sabe que todo es político. Que una empresa pública, por definición, no puede estar desentendida de la política. Si ni siquiera una privada lo está. Lo que se esconde es el miedo a que el kirchnerismo gane la nueva batalla cultural que ha comenzado: la eficiencia estatal. La posición privatista y de técnica aséptica no quiere que éste modelo de empresa pública en sintonía con los intereses del país tenga éxito porque perderían el argumento de que ellos, los privados, son amos y señores de la eficiencia, además de ser una victoria política enorme del kirchnerismo. Recordemos también que la idea de asociar lo privado a la eficiencia se hizo hegemónica en los noventas y pesó mucho para que YPF fuera privatizada. Entonces, acá está en juego algo muy relevante, de esta nueva experiencia de YPF depende de que podamos derrotar definitivamente el sentido común por ellos creado y reforzado, de que lo público es ineficiente y lo privado eficiente. Esta batalla es clave. Y si se gana, el cielo es el límite. YPF no sólo puede servir para el auto-abastecimiento y el desarrollo económico, también puede ser una medida que genere conciencia.

Aquellos que nos reconocemos de izquierda debemos ser autocríticos en esta cuestión. En el pasado, al asociar la palabra "eficiencia" con el discurso de la derecha la hemos descuidado. La hemos regalado, no disputamos este argumento en el que se apoya la derecha. Dicho sea de paso, una de las causas del fracaso de la Unión Soviética, por ejemplo, fue la incapacidad de tratar con los técnicos y científicos. Hay que sacarle la bandera de la eficiencia a la derecha. 
Apoyándonos en la importancia que le da Cristina a la ciencia y la técnica, debemos dar esta batalla. Debemos disputar la idea de que el mercado (y más si es libre) es el mejor asignador de recursos, debemos demostrar que el Estado es el mejor administrador, y no sólo puede ser más equitativo y justo en la distribución, sino que también puede ser más eficiente. Todo eso empieza por YPF. Manos a la obra.

2 comentarios:

  1. Estimados colegas:

    La Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual AFSCA ha creado desde hace ya algún tiempo la Agencia Nacional de Noticias Escolares ANdeNES como parte de la aplicación de la Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual. En tal sentido ANdeNES alienta la participación de las escuelas, sus docentes y alumnos en la construcción de noticias e informaciones, contempla la recepción de toda actividad que las instituciones produzcan, propongan o sugieran para su difusión, para constituirse en referencia de un trabajo sistémico interescolar a nivel nacional y regional.

    Desde AFSCA AndeNES les pedimos tengan a bien difundir la existencia de la Agencia entre sus adherentes, amigos, compañeros y simpatizantes, enviarnos material para su difusión y otras noticias e informaciones que quieran hacer llegar a las escuelas.

    Desde ya el equipo ANdeNES AFSCA se encuentra a vuestra disposición para todo aquello vinculado a las escuelas, a la infancia y adolescencia y demás contenidos que se consideren relevantes.

    Facebook: Andenes Afsca
    Muchas Gracias

    Pablo Campos
    Director Equipo ANdeNES

    ResponderEliminar
  2. Justo hoy zaiat retoma el mismo tema de tu post en referencia a la batalla cultural que hay que dar porque son varios los temas ayer el hablaba de las inversiones extranbjeras como panacea del imperialismo y hoy respecto de la eficiencia estatal vs la privada
    http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-193945-2012-05-13.html

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...