domingo, 17 de junio de 2012

Kicillof, Moreno y el debate por la inflación

Recientemente los periodistas que se encargan de recoger o inventar rumores de la Rosada y luego presentarlos como primicias desde las entrañas del poder, han insistido en internas entre diversos funcionarios. Según las enigmáticas fuentes de estos cronistas del radiopasillo, la presidenta sería una desequilibrada que ejecuta planes presentados por sus “consejeros”, que varían día a día.
Así es como nos enteramos que un día su consejero predilecto es Axel Kicillof, pero al otro día “sólo habla con Moreno”, mientras que el primero pasa a estar en penitencia. A su vez, estos dos estarían enfrentados para ganarse su favor. Ya nos tienen acostumbrados estos supuestos “Intrusos en el poder” a estar siempre equivocados con lo que “informan”. Suele suceder que los datos que estos aportan son recogidos luego por los columnistas y cristalizados como verdades indiscutibles. Sólo para ilustrar, la columna de Néstor Scibona, escriba de La Nación, que dice sobre Moreno y Kicillof: “No profesan el mismo credo económico (…) El polémico secretario de Comercio Interior ganó su fama por anteponer la práctica a la teoría -y su desprecio por las formas- cada vez que debe acometer problemas urgentes, aunque después no se haga cargo de sus consecuencias. A la inversa, el secretario de Política Económica -quien está realizando un curso acelerado de gestión pública- suele privilegiar teorías de su formación académica, sin haber tenido oportunidad aún de demostrar su efectividad o no en la práctica. Más que complementarse, suelen discrepar en cuestiones de fondo. Quizás el único punto en común sea el anacronismo ideológico en la forma de actuar de uno y de diagnosticar del otro".

"Polémico Moreno", saliendo de una charla brindada en

en Primer Congreso Nacional de la agrupación "La Helbard"
Para saber cómo piensan estos funcionarios hagamos un recorrido por la posición de Kicillof y Moreno frente a las causas de la inflación, que es uno de los debates centrales del país. Vamos a ver si es verdad que no acuerdan en las cuestiones de fondo, si es cierto que estos dos están en las antípodas, si chocan y no se complementan, etc. Pero lo haremos recogiendo lo que ellos dicen o escriben, sin intermediarios. 
Moreno no parece ser tan hermético como se lo pinta. Ha dado diversas charlas en las que explicó, por ejemplo, su visión sobre porqué ocurren las corridas bancarias. Leamos a Polémico Moreno: “En realidad, nosotros no tenemos dólares. Vos tenías que parar la corrida haciendo la maniobra típica, que era sacar la demanda del mercado, la demanda de la gente. Por eso empezamos a administrar el flujo de las empresas. Para que tengas una idea: 19 empresas explican el 50% del movimiento cambiario de todos los días. Y 120 empresas explican el 80%. Para que entendamos la concentración que hay."   
Con respecto a la inflación puso énfasis en la oligopolización en la producción: "Para que los alimentos estén baratos tenemos un problema con la oligarquía, que no existe, según dicen algunos académicos... pero les digo, en esta intimidad, que el 2% de los productores de trigo hacen el 50% del trigo de la Argentina. Quizás haya llegado el momento de avanzar sobre eso".
Tenemos entonces que detrás del aumento de precios está la concentración económica de aquellos que producen y exportan, y que sobre eso hay que avanzar.
 
¿Qué pensará entonces Kicillof para estar en las antípodas según La Nación? ¿Qué la inflación es principalmente consecuencia de un recalentamiento de la demanda, o que la culpa la tienen los sindicatos que obtienen salarios demasiados altos y aumentan costos de los empresarios? ¿Será un exceso de emisión de la moneda? Antes de la respuesta, hay que remarcar que para saber lo que piensa Kicillof no hay más que consultar lo que el mismo tipo escribió. Según la prensa un día es un marxista dogmático, al otro día un keynesiano irracional y al siguiente un moderado. Se han escrito miles de detalles de la vida privada de Kicillof, para saber qué esconde y cuál será su malvado plan para llevarnos al infierno. O lo que es lo mismo, una economía similar a la de la Unión Soviética, como nos señala Cavallo. Y esta semana Fontevecchia se sumó a la especulación. Claro, no se iba a perder el festín de la demonización y por eso le dedicó la última edición de la revista Noticias a conjeturar sobre lo que cruza la mente del misterioso joven K: “Odia a los políticos, choca con Guillermo Moreno y lo acusan de soberbio. Contamos su amor por el tango y el marxismo, su patrimonio en dólares e inversiones en Uruguay.”


Noticias se suma a la demonización de Kicillof
Dejemos las malas intenciones de los mismos de siempre y veamos ahora sí lo que escribe Axel Kicillof en “Las causas de la inflación en la actual etapa económica argentina: un nuevo traspié de la ortodoxia”. Tras refutar una a una las teorías de la derecha para explicar la inflación (tirón de la demanda, aumento de costos salariales, emisión monetaria excesiva) apunta a la concentración económica: “Cuanto mayor sea el poder monopólico tanto en la producción de bienes como de servicios, mayor también será su capacidad para incrementar los precios por encima de los costos, apropiándose así de una ganancia extraordinaria (…) La actual estructura productiva ofrece una fisonomía oligopólica bien marcada (…) que aumenta la presión para que el precio de venta en el mercado interno alcance rápidamente su límite superior.” El límite, explica, en el caso de los bienes que vende el sector exportador, es el precio internacional de esos productos. 
Además nos apunta que la inflación es un problema de precios y salarios, expresan una disputa por la distribución del ingreso entre los trabajadores y los sectores empresariales, que buscan apropiarse de ganancias extraordinarias.
Conclusión: ambos funcionarios saben cuales son los problemas estructurales de la Argentina y apuntan a lo mismo: crecimiento con inclusión, o como nos gusta decir a los peronistas: Justicia Social. La experiencia práctica de Moreno, su firmeza para mantener a raya a los empresarios que anteponen sus intereses a los generales y el estudio teórico y formación académica de Kicillof encuentran su síntesis en la conductora de este proceso político que es la presidenta. No es que hayan muchos ministros de economía o que la presidenta sea antojadiza. Parafraseando a Mariotto, en el gobierno hay diversidad de voces, pero todas forman un coro que ejecuta los lineamientos de CFK. Y esos lineamientos no responden a su capricho, responden a las demandas del pueblo que se expresó en las urnas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...