domingo, 8 de julio de 2012

Argentina frente a esta crisis global y otras que vendrán (Parte 2)


En la primer parte de éste post hicimos una descripción de la actual crisis capitalista que se conjuga, con una crisis medio-ambiental que se agranda cada día que pasa.¿Cualés son las perspectivas para Argentina? En cuanto a lo económico, no hay muchos secretos. No hay otra posibilidad: profundizar el modelo es una obligación para mantener lo más que se pueda la estabilidad del país. En un post anterior nos habíamos referido a algunas medidas necesarias: una nueva Ley de Entidades Financieras, la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central, una reforma impositiva y la recuperación de los recursos naturales. Hasta el momento, el avance es innegable (por la reforma del Banco Central y la recuperación de YPF) pero insuficiente. Nos encontramos con un problema recurrente en Argentina, que es el estrangulamiento de la balanza de pagos porque requerimos de la importación de bienes de capital (maquinaria) e insumos para seguir creciendo industrialmente y abasteciendo el mercado interno. Y ante un mundo en una crisis sin fondo, cada día más difícil es colocar nuestros productos en el exterior. Es por eso que las medidas de redistribución de la riqueza deben ser extremadas. 
La forma más progresiva y progresista de distribuir no es la que viene agitando el sindicalismo burocrático de Moyano, sino la reforma impositiva. Es dejar de poner en las espaldas de los trabajadores ese impuesto al consumo que es el IVA. Y se requiere avanzar de una vez sobre aquellos verdaderos “vagos”, que son los banqueros. ¿Cuál es el aporte de los banqueros a la sociedad? Hoy Alfredo Zaiat en Página/12 mencionó aquella frase de Langhorne Clemens que reza: “El banquero es un señor que nos presta el paraguas cuando sale el sol y nos lo exige cuando empieza a llover”. Y más importante, acompañó esa frase con datos que muestra la extraordinaria rentabilidad de este sector, que hace negocios con la riqueza generada por el pueblo. Esa pregunta sobre lo que aporta el banquero a la sociedad es una buena discusión para otro momento. La medida que tomó Cristina Kirchner junto a la presidenta del Banco Central, Marcó del Pont, para que los bancos estén obligados a prestar para producir es una excelente forma de poner en práctica las nuevas atribuciones de dicha entidad adquiridas tras la reforma de su Carta Orgánica, y funciona como un puntapié inicial para avanzar sobre estos que viven de la abundancia fácil. El siguiente paso es gravar la renta financiera. Ésta medida y la reforma impositiva, seguro que tendrán complicaciones y deberán ser bien articuladas y ejecutadas técnicamente, pero nunca podemos perder de vista que lo que debe guiarnos es la búsqueda de Justicia Social, y no la de un "capitalismo serio". Es una tarea de los militantes saber cuáles son los límites del modelo (si no nos preocupamos nosotros, nadie lo hará), que por más ejemplar que sea, se trata un modelo capitalista (sin perder de vista que se sustenta con legitimación popular, por supuesto), sistema que produce descalabros inevitablemente y concentra la riqueza si no esta ahí el Estado para corregir al mercado. Si queremos seguir cantando eso de “nuestros compañeros los desaparecidos” tenemos que hacernos cargo de aquello por lo que ellos lucharon, y no era un "capitalismo serio", sino la Patria Grande y el Socialismo Nacional. Ese es el (sí, lejanísimo por ahora) horizonte que tenemos que tener y nunca perder de vista. Si los mismos militantes no empujan a la izquierda, ¿se le puede exigir mucho más la conducción? La juventud debe radicalizarse, porque si no, quizás un día el capitalismo se lleve puesto nuestro modelo, y nos quedemos preguntando qué pasó. Los que están en la vereda de enfrente ya se están alineando y relamiendo.
Por lo tanto somos los jóvenes los que tenemos que empujar más que nunca. El gobierno ha dado sobradas muestras de su capacidad de enfrentar poderes fácticos y de tomar las medidas necesarias. Y necesario es esto, redistribuir para llegar, en primer medida, al fifty–fifty, tal cual lo dijo la presidenta. Y después de eso, seguir avanzando. Ésta fue muy clara cuando expuso que no es prioritario el aumento del mínimo no imponible, que lo que hay que hacer es preocuparse por los que todavía están en los sectores más relegados. Que en ese sentido se tomarán medidas. Cabe hacer una distinción: no está mal la tensión entre conductores y conducidos, eso es lo deseable, el problema está cuando éstos últimos quieren remplazar a los primeros. Ejemplar fue Héctor Recalde, quien presentó un proyecto (el de repartición de ganancias) que no estaba en línea con la estrategia de la conducción, y no por eso discutió la conducción misma, como sí hizo Moyano. Más ejemplar aún es lo que hace Luis D’Elía planteando el debate de una reforma constitucional o lo que hace Carlos Heller con respecto a la Nueva Ley de Entidades Financieras. Esto es proponer y defender a capa y espada un proyecto, pero sin discutir la conducción, esperando que ésta tome la decisión estratégica de avanzar.
 Y con respecto a la crisis ambiental, ¿a quién más que más que a nosotros los jóvenes nos puede importar este asunto? La cuestión ecológica sigue siendo el talón de Aquiles de este gobierno, como se apuntaba en éste post. Recuperar lo mejor del tercer Perón, su preocupación por las cuestiones medioambientales sigue teniendo valor. Debemos aspirar a que Argentina no necesite las inversiones de una empresa como Monsanto, la más representativa del capitalismo depredador. Claro que la Argentina requiere de inversiones, pero algunas corporaciones son más dañinas que otras y Monsanto es de las más. Es una tensión difícil de resolver, la necesidad de desarrollo, con los problemas ambientales que genera el extractivismo feroz.
Pero aquí, otra vez, la clave está en un problema de conciencia. Y muy complejo, porque se nos plantean paradojas. En el actual paradigma de desarrollo capitalista, el consumo es algo necesario.   No se puede caer en fundamentalismos y rechazar de plano el consumo. El sistema actual tiene hegemonía (consenso social) y requiere de la explotación de los recursos naturales. En el largo plazo, debemos buscar superar este sistema que tanto derrocha con sus ineficiencias, que agota los recursos y contamina al mismo tiempo y que tan bien retrató el Pepe Mujica. No es mucho lo que se puede hacer en el corto plazo, no hay soluciones mágicas compatibles con el capitalismo. Pero sí hay formas de, al menos, minimizar los daños ambientales y pensar qué tipo de desarrollo queremos, lo que es central. Pero esa pregunta debe ser acompañada con otras, como problematizar el consumo. Porque el desarrollo y la producción están ligados a aquel. En este sentido, son admirables y ejemplares las contra-campañas publicitarias que hace la revista La Garganta Poderosa al consumismo reinante. Esa creatividad debemos tener. El consumismo, dicho sea de paso, no es sinónimo de “consumir mucho” sino comprar ideas, status y valores asociados a los productos, en vez de   preocuparse su funcionalidad. Es realmente criminal la noción de que hay que tener para ser, entre otras ideas discriminatorias y estigmatizadoras que muchas veces se resuelven, como no podría de ser de otra manera, consumiendo. Y aquellos que no pueden acceder, son alienados.   Esa es una de las causas de lo que después se llama “inseguridad”. Así lo manifestó, basado en su propia experiencia y de una manera hermosa y contundente Camilo Blajaquis, de la revista ¿Todo Piola?, en una imperdible entrevista realizada por Eduardo Aliverti. Esta exclusión es horrenda. Siempre van a quedar algunos afuera del sistema, aún en cualquier modelo capitalista por bueno que sea. Pero lo que no podemos dejar de combatir son esos mensajes que generan derroche de recursos (por ej. la necesidad creada de cambiar el celular o el auto cada año) y aliena al que no puede mantenerse en la carrera del consumo.

Es sólo la punta del iceberg para empezar a discutir un tema que cada día que pasa cobra más relevancia que es la cuestión de los recursos naturales y la estabilidad medio-ambiental.

"Contraataque Publicitario", de la Revista "La Garganta Poderosa"



1 comentario:

  1. La verdad es que coincido pero en relación a la juventud la veo demasiado sumisa y la veo a Cristina mucho mas radicalizada , encima si corres por izquierda exigiendo mas profundización te dicen que le haces el juego a la corpo y la opo , nucha juventud 678chista que parece creer que de verdad la realidad es bipolar y parece entender poco de lo que son las alianzas políticas cuando habla de traiciones , como si haber roto la alianza con el grupo Clarin en 2008 hubiera sido una traición a Ernestina pensar que Moyano es un traidor por decidir que quiere seguir por otra senda me parecen discursos muy vacíos , poco análisis y menos política. Lucas Carrasco lo decía varias veces , la batalla semiotica contra el grupo Clarin y los títulos de los diarios es una cosa pero la realidad pasa por otro lado , hoy claramente pasa por como evitar que Scioli sea el sucesor de Cristina en 2015 anulandolo para que no llegue ni al 2015

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...