domingo, 27 de enero de 2013

¿Qué relación hay entre el peronismo y el kirchnerismo?

A la apasionante tarea de definir el peronismo se le ha anexado últimamente una nueva incógnita, su relación con el fenómeno político de esta última década: el kirchnerismo.
En 678 recientemente el debate se encarnó en dos de sus panelistas: Jorge Dorio y Cynthia García. Ese cruce al aire generó que se reavivara la polémica que en otro momento se había desatado con la idea del "kirchnerismo como etapa superior del peronismo".


Clic acá para ver desde el comienzo del debate (33 minutos, 19 segundos)

Esquematizando, las posiciones en este debate son tres: a) El kirchnerismo es un peronismo puro, es el peronismo, b) El kirchnerismo no es peronismo, es progresismo. c) El kirchnerismo es una expresión del peronismo.
Parece una verdad de perogrullo pero, en vista de que luego de dar vueltas siempre se desemboca en esta vieja y transitada calle, no lo es: para saber dónde colocar al kirchnerismo con respecto al peronismo, primero hay que saber qué es el peronismo. Otra vez sopa. Pero no hay nada más hermoso y apasionante que discutir sobre peronismo. La novedad es ésta, la discusión sobre su relación con el kirchnerismo. Además, lo que se sostendrá aquí es que detrás de este debate hay otro más semiótico, sobre la naturaleza y el significado de las categorías políticas.

¿Qué es el peronismo?

El peronismo no es una sola cosa, puede ser todo esto:

*La doctrina de Perón: aquello que Perón escribió. La Justicia Social, la Independencia Económica y la Soberanía Política.
*La obra política Perón en el gobierno: los que toman al peronismo sólo como una doctrina parece que no toman en cuenta los hechos políticos y económicos reales del peronismo. Estos fueron cambiantes en los tres mandatos del General Perón. La mayor persistencia está en un distribucionismo-keynesianismo en lo económico. Aún en el tercer gobierno, el más corrido a la derecha, Perón nunca entregó las banderas que levantó desde el '45. De todos modos, hubieron algunas concesiones al capital extranjero en la soberanía energética durante su segundo mandato. Perón aplicó un pragmatismo que luego permitió la justificación de giros a la derecha en futuros gobiernos peronistas.
Algunos señalan que dicho pragmatismo es algo constitutivo de esta identidad política, y que es algo que persistió en los noventas, cuando Menem entrega las banderas doctrinarias, ajustándose al clima de época (del "fin de la historia"). Es un buen argumento. Si bien nunca renuncia del todo a su doctrina, el pragmatismo es uno de los elementos constantes en Perón, pero no lo es así en muchas ramas del peronismo que fueron obstinadamente idealistas, como la Juventud Peronista de los setentas. 
*Lo discursivo en Perón: también cambia a través de los años. Difícil de hablar de un sólo peronismo cuando, en lo político, no fue el primer gobierno similar al tercero (no es lo mismo apoyarse en Evita que en López Rega) y mucho menos, en éste, el plano de lo discursivo es lo mismo el Perón que llora la muerte del Che que el que unos años después fustiga discursivamente a la Tendencia.
*Una forma de conducción y construcción política: construcción vertical, pragmática e inclusiva o amontonadora según se mire. La idea es que todos están llamados a engrosar las filas del peronismo mientras no discutan la conducción de su líder. Éste tiende a tomar la posición de Padre Eterno, que no toma partido y bendice todas las corrientes ideológicas. Por eso, "nadie puede estar más en desacuerdo con un peronista, que otro peronista", es una buena frase que ilustra la elasticidad ideológica del peronismo. Una gran fuente de su fuerza, que le permitió tener el poder de realizar grandes transformaciones, pero que desató violencia cuando no pudo ser totalizada por el conductor (Ezeiza, claro reflejo).
*La interpretación de la corriente de izquierda: la interpretación del peronismo revolucionario, la que veía al peronismo como un Movimiento de Liberación Nacional. Fue iniciada por luchadores como John William Cooke y luego continuada por la Jotapé y las organizaciones armadas, que buscaron que el peronismo se radicalice hasta llegar al Socialismo Nacional.
*La interpretación de la corriente de derecha: al principio fue un invento anti-peronista que quería mostrar a Perón como un Franco o un Mussolini argentino. Cierto es que en el peronismo siempre existieron personajes oscuros como Apold. Y había una fuerte presencia de militares que veían con simpatía el fascismo. Pero la rama peronista fascistoide recién arranca en la proscripción con organizaciones como Tacuara. Como si llegaran a destiempo para darle razón al discurso gorila. Esta rama siempre hace hincapié en la idea de "ni yanquis ni marxistas", lo que se llamó "ortodoxia" peronista cuyo máximo exponente es López Rega y se plasma en la matazurdos Triple A.
La interpretación conservadora del peronismo siempre ha sido propiciada por los sectores del sindicalismo burocrático.
*Un movimiento de masas y una cultura, una forma de vivir: el peronismo es más que Perón. Es más que su obra literaria y su obra en el gobierno. Más que un partido, más que las corrientes ideológicas que lo conformaban. El peronismo genera un montón de símbolos poderosísimos, por lo cual sus líderes no son políticos sino mucho más.  Tan es así que se pueda hablar y vivir de manera peronística. Evita, por ejemplo, era considerada por su pueblo como una santa. El peronismo se mueve entre lo popular y lo masivo, con lo problemático que resulta esa división. Es el movimiento que toma para sí la cultura y la tradición del pueblo argentino. Por lo menos hasta la muerte de Perón, el pueblo siempre se identificó con su líder, quien fue el que mejor lo supo interpretar.
Aquí se puede hablar de quienes quedan afuera del peronismo, por lo menos del peronismo histórico (antes del '83), que son los anti-peronistas. El peronismo, en tanto populismo, divide simbólicamente la sociedad en dos: el pueblo y la oligarquía. Y se está de un lado o del otro. El peronismo es el pueblo, y el antiperonismo, la oligarquía. Esta no es una división económica, es una identificación política, pero que rebalsa aquello para ser cultural. Como vimos en el último post, el kirchnerismo también ha dividido en dos, "pueblo" y "gente". Y no se puede estar por fuera de ello, por más que uno no lo sepa conscientemente, está en alguno de los dos campos.
*Menemismo: la encarnación neo-liberal del peronismo a la que ya nos referimos anteriormente como la adaptación del peronismo al tiempo de la caída del Muro de Berlín y el "Fin de la historia". 
*Pejotismo: tras una progresiva burocratización y sobretodo, luego de la experiencia menemista, el peronismo también hoy se ve como un aparato. Politiquería, clientelismo, narcotráfico y mafia son sinónimos del peronismo entendido como pejotismo. Se vacía de contenido político al movimiento y estos personajes se sirven de él para juntar poder y riqueza. Sin duda la mayor fuente de desprestigio de la palabra "peronismo".
*Significante Vacío: aquí es en donde nos vamos a inscribir. Si el peronismo es todo eso que está ahí arriba y no puede ser reducido a nada, porque todo está llamado a formar parte de él, entonces el peronismo es todo, y por lo tanto, es nada. ¿Quién puede llamarse hoy peronista para que pueda ser reconocido como tal? Quien se siente peronista y quien dice serlo. Todo peronómetro es falso, porque hay tantos como peronistas existen. Y hay un peronismo para cada uno de nosotros.
Decir esto genera la exasperación de quien se siente "verdaderamente peronista". Aquí vamos ingresando en lo que sobrevuela toda esta discusión, que es el problema lingüístico.

Las categorías políticas son signos dinámicos en disputa, no definiciones de diccionario

Sobre esta cuestión del "verdadero peronismo", nos remitimos al video anterior, el caso de Jorge Dorio, por ejemplo, en 678. Allí vemos cómo se enoja con Cynthia García porque el panelista cree que existe un sólo peronismo y asegura que el menemismo no fue peronismo.
Sin embargo, si le preguntamos a Duhalde o Moyano dirán convencidos que ni Dorio ni los kirchneristas son peronistas, a diferencia de ellos que sí son "peronistas de Perón y Evita". Una semantización difícil de decodificar. Es que realmente no hay forma de traducir algo así sin saber quién es el que está hablando, desde dónde y cuál es su historia. Es la única forma de reconstruir el sentido del hablante. Y estas distintas interpretaciones de peronismo, y la forma de construcción del "Padre Eterno" generan, cada tanto, contradicciones insalvables que desembocan en la violencia.
Pero, si todos estamos convencidos de lo que es el peronismo: ¿Quién tiene razón?
Las categorías políticas surgen de determinadas formas, pero son significados siempre en disputa. Para entenderlo, observemos el uso de la palabra "socialismo". Ya nos referimos anteriormente con el caso de Hermes Binner a cómo difiere la definición de socialista en relación a su concepción original, con lo que hoy muchos entienden por ello. Lo que hay que comprender es que siempre que se utilizan estas categorías hay una disputa de sentido que se lleva a cabo. Si vamos a traer a colación cómo definían socialismo sus activistas del Siglo XIX es porque estamos dando una pelea por recuperar esa concepción de "socialismo", y podemos decir que es la original, y hasta que es la verdadera, pero será sólo entre comillas porque lo que define el significado de una palabra es una red de sentidos que se encuentran en una comunidad. Esto significa que para saber lo que es el peronismo hoy en día tengo que saber cuál es la concepción de cada uno de los argentinos, por ejemplo. Y allí encontraremos algunas que son más dominantes que otras. La de peronismo como pejotismo estaría muy cerca de la concepción de peronismo como justicia social, independencia económica y soberanía política. Esa es la disputa que un peronista debe dar. El problema está que si hoy en día, todavía me creo dueño de una verdad peronista, de una doctrina o ideología unívoca (que por todo lo que dijimos hasta aquí, nunca existió) puedo legitimar actos de violencia contra quienes, supuestamente, la falsean.


El kirchnerismo es el peronismo histórico, aggiornado al Siglo XXI

Ahora que tenemos en claro qué es el peronismo, retomamos la pregunta sobre qué es el kirchnerismo.

A) El kirchnerismo es un peronismo puro, es el peronismo: como vimos, esto queda descartado porque no existe el peronismo, sino distintas expresiones de éste.
El kirchnerismo se construye como
la vuelva al peronismo histórico.
Lo interpreta, y al hacerlo, constituye una
nueva expresión del mismo.
B) El kirchnerismo no es peronismo, es progresismo: esta concepción argumenta que, como el kirchnerismo absorbe fuerzas que no vienen del peronismo sería más bien un progresismo, algo nuevo y distinto. Quien dice esto está desconociendo la historia del peronismo. Al peronismo inicial adhirieron dirigentes de izquierda, provenientes del gremialismo. Siempre el peronismo fue ganando dirigentes y referentes de otras fuerzas políticas. Pensemos en los radicales de FORJA, Eduardo Artesano y Rodolfo Puiggrós, entre otros. Éstos dos últimos, por ejemplo, llegan al peronismo provenientes del Partido Comunista. No hay ninguna novedad en el kirchnerismo cuando, por ejemplo, éste consigue la adhesión del socialista Jorge Rivas.
C) El kirchnerismo es una expresión del peronismo: a ésta adherimos. Así como en los noventas fue el menemismo, el kirchnerismo es una nueva expresión del peronismo, que toma las características de un nuevo clima de época, donde la integración latinoamericana es fuerte, en el marco de Estados que intervienen en la economía. Esta nueva encarnación del peronismo recupera sus viejas banderas, pero aggiornado al Siglo XXI.
La diferencia con el primer peronismo no habría que buscarla por las alianzas que hace el kirchnerismo sino en su menor grado de autoritarismo. El kirchnerismo jamás mandaría preso a opositor como hizo Perón con Balbín, por ejemplo. No restringió libertades políticas ni cometió ninguna ofensa contra la libertad de expresión. Al contrario, expande a través de la Ley de Medios esas libertades y permite que se pueda decir cualquier injuria a la presidenta Cristina Kirchner, sin consecuencia alguna. No nos ponemos aquí a juzgar ambas experiencias, porque al ser contextos distintos el análisis sería complejo. Lo que importa es señalar descriptivamente esas diferencias, que hacen que hoy el kirchnerismo tenga esas mismas perspectivas de Justicia Social que tuvo el peronismo histórico, pero ajustado a un momento donde el Estado no tiene un poder tan fuerte sobre la sociedad civil como lo tuvo a mediados de Siglo XX (tiempos de Roosevelt, Hitler, Mussolini o Stalin). En el caso de que el kirchnerismo continúe ampliando este horizonte de inclusión social y redistribución de la riqueza, será interesante ver si puede hacerlo manteniendo estos niveles de libertad.
Refiriéndose a la libertad de expresión de los periodistas, Perón hablaba de una "libertad socialmente justa", explicando porqué debía reducir las libertades individuales para alcanzar la igualdad. Es cierto que el kirchnerismo ha resuelto mucho mejor esa tensión entre igualdad y libertad, pero también es verdad que los cambios económicos hasta ahora no han sido tan profundos y radicales como los de aquel primer peronismo.

Gabriel Mariotto suele decir: "Si sos kirchnerista sos peronista y si sos peronista, sos kirchnerista". Es falsa la segunda parte, porque ser peronista no implica ninguna necesariedad. Sí es cierto que si sos kirchnerista sos peronista. O al menos, para serlo, no tendrías ninguna barrera ideológica (justamente, porque el peronismo no es una ideología) o metodológica en cuanto a la construcción de poder. Ninguno podría seriamente decir que Cristina Kirchner es mucho menos verticalista que Perón, por ejemplo. O que no convoca a sectores de la derecha o la izquierda a formar parte de su construcción, como lo hacía aquel. Lo que a los sectores del kirchnerismo que no se reconocen peronistas les pasa es que les produce rechazo que esta identidad política sea tan poco clara, tan gelatinosa y que sea tan contradictoria su historia. Tampoco quieren ser confundidos con esa expresión oscura, que es el pejotismo o la versión neo-liberal menemista. Al fin y al cabo, quizás sean peronistas y aún no se dieron cuenta.

7 comentarios:

  1. Y si tuvieras que escribir cual es/era la relacion entre menemismo y peronismo que dirias vos ? A mi me preocupa mas que el ismo las definiciones ideologicas que no dependan de la persona sino de un programa ideologico . Lo que me pregunto es si el kirchnerismo existe como entidad real , si existe tanto como existe o existio el menemismo o si la maquina del poder hace esas mezclas que segun la etapara se cambian ? Yo no veo ordenamiento ideologico y veo que sigue abierta la crisis del 2001 .El kirchnerismo parece ser una anomalia del ciclo historico y resta ver si pueda plasmarse como identidad real o desparece en el viento del poder como el menemismo , cuantos camporas se van a ir con Scioli si llega a ser el presidente en 2015? Digo Anibal fernandez es un ejemplo perfecto de lo que es el trasvestismo politico e ideologico permanente

    ResponderEliminar
  2. Sobre el menemismo ahí esta desarrollado, primero en parte que atañe la segunda presidencia de Peron y después como otra variante de peronismo, tiene su apartado correspondiente.

    El problema de los liderazgos es recurrente. Lo ideal es seguir ideas y no personas pero sabemos que la realidad siempre es algo distinto a lo ideal. Yo confió mucho en nuestra conductora.
    El kirchnerismo todavía esta abierto, falta mucho para 2015. Puede pasar de todo. Hoy hay una foto, pero hay que ver como sale la película completa.
    Creo que estos dos años que quedan deben ser de profundización a fondo. Un rasgo del kirchnerismo puro, o de lo que algunos llaman hoy "cristinismo" es el siempre ir por mas. Siempre hacia la izquierda. Creo que mientras mas se cumpla el "vamos por todo" mas posibilidades tiene el kirchnerismo de perdurar.

    ResponderEliminar
  3. Tema harto complejo si los hay.
    Lo mas fácil en la política argentina es clasificar por cuadrantes. En ese sentido, el kirchnerismo es un peronismo-progresista. O sea: es un peronismo que toma de la nutrida historia del peronismo lo que considera válido o atendible desde el punto de vista progresista. Eso se puede encontrar en algunas frases de Cristina o Néstor Kirchner: "Yo tengo mi corazoncito" (C), "Los peronistas tenemos que hacer autocrítica" (C), "el PJ tiene que ser un partido progresista y no el PJ corrupto de los años 90" (N). Estas frases, palabras mas, palabras menos, son de las dos personas que le dan nombre al ismo y están documentadas.
    Creo que Cinthia García está mas atinada que Diorio porque no simplifica un debate que es muy complejo. No obstante, Diorio tiene razón en algo: hay elemento común al peronismo que éste gobierno respeta y que el menemismo, por ejemplo, no respetó. El peronismo es por orígen, y siempre lo fué, un movimiento vinculado y orientado hacia los mas humildes y los sectores trabajadores, y eso fué incluso en el que se suele juzgar como el momento mas de derecha del peronismo, o sea, el de los 70. En nombre del pragmatismo Menem llevó adelante un programa liberal con el escudo del PJ, y eso no es peronismo porque no tiene nada que ver con él. De hecho, el peronismo es en parte una secuela de un gobierno militar industrialista y el menemismo fué claramente lo opuesto a una economía industrialista. Esto, sumado a que la izquierda en Argentina nunca representó realmente a los trabajadores, hace que uno pueda preguntarse como Diorio: entonces, ¿es justo llamar a éste peronismo, "peronismo de izquierda"? ¿o es un peronismo puro con los matices propios de cada dirigente o de la época misma en que vivimos?
    Hay mas tela para cortar, porque es un tema jodido. De hecho, queda pendiente otra pregunta ¿es el kirchnerismo un ismo o una corriente dentro del peronismo? Por ahora, está lejos de ser algo nuevo, porque no trascendió a sus líderes. El día que haya cristinistas o kirchneristas con Cristina totalmente fuera del mundo de la política entonces quizá estaremos hablando de algo nuevo y trascendente. En tanto, parece atinado pensar que el kirchnerismo es el peronismo de estos tiempos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. muy bueno Hanc, te puse en la lista de blog compañeros!

    ResponderEliminar
  5. Estaba buscando informacion de Eduardo Artesano y llegue aca, me quede aunque la nota poco tenga que ver con lo que buscaba porque realmente no tiene desperdicios. Concuerdo con todo lo que se dice aqui y mientras tanto disiento con muchas cosas y, ese es el juego inacabable del peronismo y ahora del kirchenerismo; la constante contradiccion en pos de un fin unico, la construccion de un espacio inclusivo de todos los sectores. Siempre y cuando la base no se toque: desde mi punto de vista esa base son los mas necesitados, es decir la justicia social real, es decir lo nacional y popular como principio de crecimiento.

    ResponderEliminar
  6. Ideas y propuestas para un gran cambio generacional y una transformación democrática:
    --> http://reindependenciargentina.wordpress.com
    --> http://reindependencia.wordpress.com

    ResponderEliminar
  7. que pagina olorosa, quieren poner diferencias y los únicos que comentan acá son KKistas. Yo jamas leí o escuche que el general fomentara la vagancia, la analfabetización. Regalando sueldos y dando títulos secundarios a gente que no estudiaba. Tampoco vi nunca que el generalisimo apruebe sueldos a los presos. Creo que hay que comenzar a comentar con la razón, no con la ideología. Digan realmete lo que es el Kirchnerismo tranfugas: El Kirchnerismo vacía de contenido político al movimiento y estos personajes se sirven de él para juntar poder y riqueza. Sin duda la mayor fuente de desprestigio de la palabra "peronismo"

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...